23.8.08

Gonzalo

Ring, ring ring (bueno sonaba una canción de Mecano pero para que sepáis que es un teléfono)

- Dime

- Hola

- Hola, que tal?

- Bien, y tú?

- Pues bien, gracias, dime

- Pues nada que últimamente no sé mucho de ti y...

- Y?

- ...es que estar así... No me vale la pena.

- Pues es que yo creí que fui clara, aunque sutil. Ahora me has confirmado que igual fui tan sutil que se perdió la claridad para ti: Yo ya me despedí de ti.

- Pues entonces ahora me despido yo.

- Jajajajaja (demostrando quien toma las decisiones, sí señor!)

- Que es lo que te hace reír?

- Nada, venga, dime

- No tengo nada que decirte, Sandra.

- Entonces me quedaré con que mi despedida fue mejor, más bonita! (pero sutil, claro!)

- Espero que te vaya mejor.

- Ya me va mejor, gracias. Yo también espero que te vaya bien (que no como te mereces, cerdo)

- Gracias, Bye!

- (Ui, ahora habla idiomas) Ciao (yo también los hablo) Un beso.

Que poder de control mental me acabo he demostrar, no he discutido, no he chillado, he sido muy amable y los pensamientos que pasaban por mi cabeza (entre paréntesis) no han salido por mi boca. Me siento grande, pero grande de adulta, ya soy mayor para quitarme la arena de los zapatos yo sola.

Y acabó, ahora toca empezar de nuevo. Sin piedras en los zapatos.

3 comentarios:

JOAN dijo...

Felicidades por tu autocontrol. Te lo dice alguien que este fin de semana no ha sabido morderse la lengua y la cagó. Por suerte tengo un novio que vale un montón y la cosa se arregó.

Cris DT dijo...

Esa Sandrita!!! Que nos vas a tener que dar clases a Joan y a mi!!!

Jem dijo...

Chica, felicidades!!!

Un OLE por ese aguante que a muchos nos falta de vez en cuando.

Seguro que en un par de mesos, como mucho, me acordaré de ti.

Felicidades por el blog, también.