1.9.08

La misma chica

La misma chica conoció un chico que sólo quería sexo y a ella no le parecía mal la idea pero el problema fue cuando él un nunca hacia nada, sólo lo decía. La chica se dió cuenta de que al chico le dolía la boca de repetirlo y también le dolía la timidez que no le permitía hacer nada. La chica se apartó y él nunca más dijo nada, así le dejó de doler la boca pero sigue siendo un chico tímido.

2 comentarios:

JOAN dijo...

Querida Sandra, a los chicos tímidos que necesitan de un empejón hay que dárselo... seguro que así luego será él el que se encargue de dar los "otros empujones"...

Miri dijo...

Y es que de bocazas el mundo está lleno... ;-)